lunes, 19 de julio de 2010

Me asusta pero me gusta

El sábado estaba tirada en la cama pensando que sería mejor, si colarme un tenedor o el microfono de la compu, cuando de repente me acordé de Pablo.

Pablo es un chico lindo pero medio enano (las maricas protectoras de las minorías me llevarían presa por decir "enano" y exclamarían "se dice petiso!". Ardan en el infierno, putas arruinadoras del plan de Dios) que me arrastra el ala hace mucho tiempo pero yo no le doy mucha bola por este tema de la altura. Además dice que es activo pero se describe usando la palabra "suave". Sos pasiva, admitilo por dios. De cualquier forma el sábado dije, "porque no?", y le mandé un inocenton mensaje de texto: Hola Pab, como va?

Y saben lo que me contestó?

Muy bien, feliz de haber estado todo el día con mi novio.

Me dieron ganas de escupirle todo el vodka que estaba tomando. O sea, solo le pregunté como estaba, que ok, sabemos que es una pregunta que traducida, es "queres coger?", pero papi, me venis jodiendo con que queres salir conmigo hace meses, y justo ahora que te escribo te la das de "estoy de novio"?

Te va a durar dos días, Pablo. Cuando te contagie gonorrea y te gangrene el orto vas a venir corriendo a mamá, como siempre, y yo te voy a cantar esta canción mientras me desnudo en medio de la calle y la gente me grita groserias.

1 comentario:

chicoallstar dijo...

Es lo peor. Además es inevitable pensar "cómo es que ESO consiguió novio, y yo no?".
Por suerte uno se termina sintiendo aliviado, cuando se da cuenta que el novio es un mamarracho.