viernes, 27 de agosto de 2010

Historias de chanchos

Se sube el chancho al colectivo donde viajo, pide boletos, todos los sacamos.

Chancho
En donde te subistes?

Sandy
(con cara de "el chancho se está dirigiendo a mi y acaba de decir "subistes"?")
En Av. La plata y Rivadavia

Chancho
Desde ahí es 1,25

Sandy
(les juro que no entendía su punto, o sea, tu tarea, chancho querido, es agujerear boletos, una tarea que podría hacer un mono. Miré el boleto, vi que decía 1,20)
Ok...
(se me queda mirando)
No entiendo, que debería hacer? querés los 5 centavos? tomá.

Chancho
(No los agarró)
La próxima vez fijate donde te subis porque la multa sino es de 1,10
(la "multa" me dijo el caradura, casi escupo la coca cola que estaba tomando)

Sandy
Ay por dios, callate, tomá 2 pesos y con el vuelto comprá caramelos.

Acto seguido balbuceó unas palabras que no entendí porque me puse los auriculares y giré mi cabeza hacia la ventana. Chanchos inpetos, se creen la autoridad del asfalto y por dios, me importa un carajo "hasta donde" se paga 1,10, 1,20, o 1,25. Esa es su vida, su tarea, no la mia.

3 comentarios:

MirandaPriestly dijo...

Mirá Sandy, estoy segura que el chancho se moría de frustración por las ganas de sodomizarte y no poder hacer nada, si no no me explico por qué te arma escándalo por 5 PUTOS CENTAVOS.

Jesi dijo...

juaaaaaaaaaaaaaaa
por 5 centavossssss
ni un caramelo compras ya con esoooooo

Sandy del pueblo dijo...

Pero además hubiesen visto con que tonito me dijo "es 1,25" como si querido estafarlo. Chancho, por mi morite ya mismo, tomá tu 5 centavos y comprate un bazooka.